viernes, 7 de diciembre de 2012

No fueron mentirosos


No es que hayan sido mentirosos, sino, que, al compararse con los santos cuyas vidas escribían, ellos al verse tan miserables, sólo pensaban en lo grandes que habían sido sus virtudes, o mejor dicho, la gran cantidad de virtudes que Dios había depositado en los mártires y santos antiguos, y no se sentían dignos de compararse, en cambio ahora se nos pide igualarnos a ellos como si los mártires y santos no hubieran recibido de Dios gracias especialísimas.

Lo mismo se puede decir del artista que hizo este retrato de Santa Germana de Cousin, quien sabiendo que ella no poseía belleza exterior, no miente ni engaña con esta representación, sino que nos presenta la belleza interior, puesta por Dios en ella, y la cual nosotros tenemos la dicha de reconocer al venerarla estando ya inscrita en el canón de santidad.