viernes, 28 de diciembre de 2012

Santos Inocentes

En esta fecha en que se acostumbran a hacer bromas y difundir noticias exageradas o falsas, se nos olvida lo importante, la celebración y el recuerdo del grupo de niños que fueron asesinados por orden de Herodes, quien intentaba matar a nuestro Señor Jesucristo, esta matanza que se estima fue de entre 20 y 50 niños posiblemente, en la actualidad, el asesinato en masa, el genocidio es espantosamente peor, todos los días miles de seres humanos son asesinados, sacrificados en honor del consumismo del odio de la vida "facil" y es en general un odio contra Dios, quien también es el creador de aquellos miles de niños asesinados todos los días en todo el mundo siendo abortados por diversos medios.
Así pues los católicos estamos en contra del aborto, no debido a que sea feo ver un cuerpecito hecho pedazos y bañado en sangre, o debido a que juzgamos que el niño por nacer sea sujeto de derecho civil o penal, o debido a que pensemos que el niño por nacer podría llegar a ser un gran genio o científico o gobernante, sino porque desde el momento de su concepción, desde que no es más que una célula, es un ser humano, nuestro prójimo a quien, como ha dicho nuestro Señor Jesucristo, debemos "amar como a nosotros mismos"


Este diagrama muestra el proceso de crecimiento desde la concepción, y aunque no lo parezca ya desde el momento de la concepción, esa primera célula es un ser humano completo con Alma Inmortal, de Dios.