domingo, 25 de mayo de 2008

SAN RYU SCHA: Los rezagados (Parte 3: Hiroo Onoda)


Hiroo Onoda era Oficial de Inteligencia y Teniente del ejército imperial, había recibido entrenamiento en tácticas de guerrilla y supervivencia en la selva, el 26 de diciembre de 1944 fue uno de los soldados enviados a la defensa de la isla Lubang (pertenecientes a las Filipinas).



Desde el 1 de marzo de 1945 tropas estadounidenses desembarcaron y en corto tiempo controlaron las islas, junto con 3 compañeros: Soldado Yuitchi Akatsu (quien se rindió a las fuerzas filipinas en 1950) Cabo Shoichi Shimada y Soldado Kinishichi Kozuka (quienes murieron por heridas de arma de fuego producidas durante enfrentamientos contra el ejército filipino en 1954 y 1972 respectivamente). En ese momento Onoda contaba con 23 años de edad

Se procuraban la comida recolectando los frutos que encontraban, o cazaban animales de la zona, incluso el ganado criado por los lugareños, la comida no escaseaba ya que en algunas ocasiones irrumpían en las chozas de los habitantes de la isla y “requisaban” diversos artículos como: comida, utensillos, cacerolas, incluso linternas y en una ocasión una radio, con la que pudieron escuchar noticias de Japón y Australia, que consideraron propaganda estadounidense, llevaban una vida nómada construyendo refugios en donde solo permanecían unos pocos días, excepto en invierno durante las torrenciales lluvias cuando nadie se internaba en la jungla

Al igual que otros rezagados encontraron panfletos y periódicos que anunciaban el final de la guerra, y que ahora Japón y los Estados Unidos eran aliados, pero además los nuevos responsables de la defensa del país del sol naciente tenían informes provenientes del gobierno filipino y de la inteligencia estadounidense de que el Tnte. Onoda y sus compañeros aún se escondían en la isla Lubang y que continuaban en estado de guerra, así que desde mayo hasta noviembre de 1959 decidieron tratar de contactarlos hablándoles por medio de parlantes ubicados en una colina (llamada durante la guerra “Cota 600”) informándoles del fin de la guerra y asegurándoles que su honor no se vería comprometido ni menoscabado al rendirse, incluso llevaron al hermano del Tnte. Onoda para que le hablara, pero todo fue en vano, después de suspender la operación, fueron oficialmente declarados muertos.

Siguiendo sus órdenes los san-ryu-scha continuaron sus operaciones contra los ejércitos aliados apostados en la isla y posteriormente contra el ejército filipino y los lugareños a quienes consideraban colaboradores del enemigo, en estas escaramuzas se cree que provocaron unas ciento treinta bajas entre muertos y heridos tanto a civiles, como a las fuerzas del orden apostadas en la isla

Pero todos los esfuerzos por capturarlo o convencerlo de rendirse no dieron frutos, hasta el 20 de febrero de 1974, cuando un viajero solitario Norio Suzuki, logró dar con Hiroo Onoda, Suzuki tenía la intención de convencerlo de que regrese a Japón, pero Onoda le dijo que solo podía rendirse por orden de su superior, con esta información Suzuki partió y mas tarde el 9 de marzo del mismo año regresó a un lugar convenido, dejándole una foto de las que le había tomado en la ocasión anterior una nota y unas ordenes del ejército, las cuales fueron encontradas por Onoda, quien inicio una marcha de 2 días para posteriormente reunirse con Suzuki y su antiguo comandante superior (ya retirado) Mayor Taniguchi, de quien recibió la orden de rendir su sable.


Norio Suzuki e Hiroo Onoda en Lubang, 1974

Al momento de rendirse Onoda además de su espada también conservaba su rifle Arisaka 99, unas 500 municiones y algunas granadas



Oficialmente el Tnte. Hiroo Onoda es considerado como el ultimo san ryu scha

Fuentes
http://www.geocities.com/lubangisland/philmap.jpg
http://lasegundaguerra.es/viewtopic.php?t=658&sid=f5fa81fbe6682f2e3622c633bebcb87f
http://www.wanpela.com/holdouts/profiles/onoda.html
http://axxon.com.ar/rev/148/c-148Divulgacion.htm
http://urbanikkei.com.ar/portal/content/view/30/34/