sábado, 10 de diciembre de 2011

Reyes Canonizados III

Tercera parte de la lista de Reyes Canonizados

San Alfredo el Grande (San Ælfred) (871 - 899)
Nació en la villa de Wanating, actualmente Wantage en Oxfordshire, Inglaterra, en el año 848 o en el año 849, murió en Winchester, en Hampshire, Inglaterra, el 26 de Octubre de 899.
Se convierte en Rey de Wessex y autodenominado Rey de los Anglosajones en abril de 871, después de la muerte de su padre y sus tres hermanos mayores, durante su reinado las guerras no cesaron, llegando a entablarse hasta 9 batallas en un mismo año (gran cantidad para aquel tiempo) debido a los intentos de los vikingos daneses de invadir el país desde el mar, por lo cual debió organizar una pequeña marina haciendo construir entre una y cinco docenas de barcos (siendo considerado el padre de la actual marina británica) y creando diversos sistemas defensivos, pero además se ocupó de la administración, de crear leyes y hacerlas cumplir, de la cultura y la religión, siendo él mismo traductor al anglosajón de varios textos de la época, tales como "La Historia del Mundo" de Orosius, la "Historia Eclesiástica" de San Beda, y las Reglas Pastorales" y los "Diálogos" de San Gregorio el Grande sus esfuerzos por conseguir victorias militares buscaban crear las condiciones para que su patria prosperara.



Santa Ludmila (Svata Ludmila) (874 - 888)
Nació en Melnik, actual República Checa, en el año 860, murió en Tetin, Beroun, actual República Checa, el 15 de septiembre de 921.
Se convirtió en Duquesa consorte de Bohemia, en 874 al casarse con Borivoy, primer Duque cristiano de Bohemia, se comprometieron en difundir la Fe Católica en su reino, pero los paganos respondieron con fuerza, logrando exiliarlos, pero regresaron victoriosos, volviendo con énfasis a la evangelización de aquellas tierras, a la muerte de su esposo, en 888, Santa Ludmila se retiró a Tetin, viendo como su país perdía la independencia contra la Gran Moravia y la recuperaba bajo el reino de su hijo, pronto asesinado por su hermano, quien a su muerte fue sucedido por San Venceslao, que educado con Santa Ludmila, seguía sus consejos, esto despertó las iras de los paganos que lograron conspirar para asesinarla, según la tradición, estrangulada por su propio velo.



Santa Matilde de Ringelheim (Mathilde die Heilige) (912 - 936)
Nació en Enger, por aquel tiempo parte de la Francia Orientalis, el núcleo del posterior Reino Alemán que luego sería el Sacro Imperio Romano Germánico, en la actualidad parte de Alemania en el año 895, murió en Quedlimburg entonces parte del Sacro Imperio Romano Germánico, actualmente parte de Alemania.
El 14 de marzo de 968 en 909 contrajo matrimonio con Enrique I "El pajarero", quien se convirtió en Duque de Sajonia el 30 de Noviembre de 912 y en Rey de Francia Orientalis el 24 de mayo de 919, con lo cual Santa Matilde se convirtió en Reina consorte, también del Reino Alemán, previo al Sacro Imperio Romano Germánico, al morir su esposo en 936 ambos hijos reclamaron el trono, lo cual llevó a un enfrentamiento, Santa Matilde logró intervenir, pero su sufrimiento continuaría cuando ambos hermanos le reclamaron dinero y tesoros, que ella les dejo, tras lo cual se retiró, sin embargo, ambos se retractarían de estas acusaciones, dedicó el resto de su vida a servir en los monasterios, algunos fundados por ella.



Santa Olga de Kiev (Святая Ольга) (912 - 945)
Nació probablemente cerca o en la ciudad de Pskov, por aquel tiempo parte del Rus de Kiev, actual Rusia, en el año 879, murió en la ciudad de Kiev, capital del Rus del mismo nombre, actual Rusia el 11 de julio de 969.
Hacia 903 se casó con Igor de Kiev, quien se convertiría en Príncipe (monarca) de Kiev en 912, siendo Santa Olga Princesa de Kiev, hasta 945 cuando murió su esposo, luego se convirtió al Cristianismo siendo bautizada entre 945 o 957, accedió temporalmente a la regencia e intento expandir la Fe en su pueblo, en medio de las constantes batallas, se quedó en Kiev, cuando los cumanos asediaron y tomaron la ciudad en 968.



San Wenceslao de Bohemia (Svaty Vaclav) (924/925 - 935)
Nació en Praga o en Stochov (ambas en la actual República Checa), probablemente el año 903 o 907, murió en la actual Brandýs nad Labem-Stara Boleslav, República Checa el 28 de septiembre de 935 o 938.
Al morir su padre, la regencia (por medio de sus hermanos mayores) fue ejercida por su madre, quien quería regresar a las religiones paganas de sus familiares, San Wenceslao huyó donde su abuela Santa Ludmila, que había sido Duquesa de Bohemia, ella fue asesinada por esta causa, hacia el 924 o 925 logró derrocar el gobierno de su madre, proclamándose Duque de Bohemia logrando estabilizar las terribles luchas internas entre cristianos y paganos que amenazaban la integridad del estado, muy piadoso, enfatizando la importancia de la religión Católica, tenía una especial adoración por el Santísimo Sacramento, como hombre pacífico, prefirió la diplomacia, evitando la guerra contra el Sacro Imperio Romano Germánico a cambio de tributos, incluso redujo las penas judiciales, eliminando la tortura y restringiendo la pena de muerte, el éxito de su gobierno atrajo las envidias, especialmente de su hermano Boleslau quien alentado por su madre, engaño a San Wenceslao y lo asesinó cuando iba a la Iglesia a adorar a Dios.



Santa Elgiva (Saint Ælfgifu of Shaftesbury) (940 - 944)
Nació probablemente en Dorset (actual Inglaterra ) a principios del siglo X y murió en 944 probablemente también en Dorset.
Se sabe relativamente poco de ella, incluso la fecha de su matrimonio con Edmundo, Rey de los Ingleses, que pudo ser hacia el 940, tuvo 3 hijos 2 varones y una mujer, no parece haber tenido mayor influencia en la corte, sin embargo, ella apoyo la fundación de monasterios en el reino, retirándose posteriormente a un monasterio benedictino hasta el final de sus días, se cuenta que al menos en una ocasión le fue revelado el futuro de su descendencia.



Santa Adelaida de Italia (Santa Adelaide) (948 - 950; 951 - 973)
Nació en Borgoña (actualmente sureste Francia) hacia el año 939, murió en Seltz Alsacia (actualmente este de Francia) el 16 de diciembre de 999.
Al casarse con Lotario II de Italia hacia 948 se convierte en Reina consorte de Italia (aunque este reinado fue nominal, al estar exiliado debido a una revuelta) hasta el asesinato de su esposo (fue envenenado) en 950. Estuvo prisionera por el usurpador del trono, logró enviar un mensaje a Otón I el grande, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, con quien se casaría a finales de 951, siendo (inusualmente) coronada Emperatriz consorte, después de la muerte de su esposo el 7 de mayo de 973 aún tendría influencia en la corte de su hijo, Otón II, pero su nuera, Teofanía, logró que la expulsaran siendo exiliada, luego de su reconciliación en 983 su hijo la nombró virrey en Italia, sin embargo ese mismo año él muere y la regencia de su nieto, Otón III, pasa a su nuera, lo cual la lleva al exilio otra vez, a la muerte de su nuera, regresa como regente del Imperio hasta el 995, desde entonces ella se dedicó por entero a las obras de caridad y a la restauración de iglesias y monasterios. Ejerció gran influencia en la corte del Imperio, durante su regencia rechazó buscar venganza contra sus enemigos.



San Eduardo el Mártir (San Eadweard) (975 - 979)
Nació en algún lugar al sur de Inglaterra hacia el año 962 (tal vez un poco antes), murió en Corfe Castle, Dorset, Inglaterra, el 18 de marzo de 979.
Siendo aún joven accedió al trono después de la muerte de su padre, el 8 de julio de 975, convirtiéndose en Rey de Inglaterra, su reinado fue corto y lleno de complicaciones comenzando por la visión de un cometa, que indujo a muchos a la superstición, seguido por problemas con las cosechas y el constante enfrentamiento contra los nobles liderados por su madrastra, mientras participaba en una cacería, se alejó del grupo llegando solo hasta la fortaleza de Corfe Castle, donde estaba fue asesinado, mediante una trampa puesta por su madrastra, su cuerpo que fue lanzado a un pantano, fue recuperado por un prodigio milagroso, debido a su asesinato, perpetrado por los partidarios del paganismo fue considerado muy pronto como Mártir de la Fe.