lunes, 3 de mayo de 2010

Oración a la Santísima Virgen II

Oración Señora Santa María, Madre de Dios y Madre mía



Como se presenta ante una gran Reina
un pobre llagado y andrajoso,
así me presento ante tí,
que eres la Reina del cielo y de la tierra.
Desde el trono excelso en que te sientas,
no desdeñes, por favor, de volver tus ojos
hacia mí, miserable pecador.
Dios te ha hecho tan rica
para que socorras a los pobres,
y te han constituido Reina de la misericordia,
a fin de que puedas aliviar a los miserables.
Mírame, pues, y teme compasión
Mírame, y no me dejes;
cámbiame de pecador en santo

Veo claramente que no merezco nada;
sino que, por el contrario,
merecería ser despojado de todas las gracias,
que por mediación tuya recibí del Señor.
Mas tú que eres la Reina de la misericordia
no andas en busca de méritos, sino de miserias
para socorrer a los necesitados.
Y ¿quién más pobre y necesitado que yo?

Oh Virgen soberana, ya se que tú
siendo como eres Reina del universo,
eres también mi Reina
Pero yo de manera más especial
quiero consagrarme totalmente a tu servicio,
a fin de que dispongas de mí como tú quieras.
Por ello te digo con san Buenaventura;
Oh Señora, quiero entregarme a tu poder sereno,
para que me sostengas y gobiernes totalmente.
No me abandones. Gobiérname, oh Reina mía
y no me dejes en poder de mí mismo.
Mándame a arbitrio tuyo
y cuando no te obedezca; corrígeme
porque para mí serán muy saludables
los avisos que provengan de tus manos.

Aprecio más ser siervo tuyo
que ser amo de toda la tierra.
Soy tuyo, sálvame (Sal 118,94).
Recíbeme por tuyo, oh María
y como cosa tuya, piensa en mi salvación;
Ya no quiero ser mío, a ti me entrego.



Y si en el pasado te he servido mal,
al perder tantas y tan maravillosas
oportunidades para honrarte,
quiero en adelante unirme
a tus servidores más amantes y fieles.
No, no quiero que nadie me aventaje
de hoy en adelante,
en honrarte y amarte, Reina mía amabilísima.
Así lo prometo,
y así espero realizarlo con tu ayuda.

Amén, amén.

Fuentes:
Las Glorias de María, Autor: San Alfonso María de Ligorio

http://elmiradorespagnol.free.fr/inmaculada/